Yo me he acostumbrado a los gestos de tal manera que cuando cojo uno de botones me cuesta